Dos actividades humanas principales han llevado al cardenalito al borde de la extinción: la extracción no sostenible y, la pérdida y degradación del hábitat.

  • La avicultura de hibridar deliberadamente cardenalitos con canarios domésticos, para crear una variedad de canario «factor rojo». Esta práctica comenzó a principios del siglo XX y aún continúa. La captura para satisfacer la demanda de avicultores es una amenaza importante para esta especie.
  • En Venezuela, el hábitat del cardenalito se ha perdido y degradado, debido a la tala, la agricultura, la urbanización entre otras actividades.
La endogamia y la pérdida de la diversidad genética también pueden ser amenazas adicionales, y lo serán cada vez más si las poblaciones de cardenalitos continúan disminuyendo.